Montse Balagué – El Confidencial

Montse Balagué – El Confidencial

El Confidencial recoge la vuelta a Barcelona de Cabify, una situación que ha sorprendido a todos después del varapalo judicial que hizo que tanto esta empresa como Uber salieran de la ciudad condal, en rechazo al requisito impuesto del tiempo previo de 15 minutos.

El regreso de Cabify se basa en un resquicio legal, dejado por la norma autonómica, y supone una jugada que los abogados de SBC ya anticipaban, tal y como constatan las declaraciones de nuestra Socia especialista en Transporte, Montse Balagué, en dicho artículo. «Creo que hay que ser muy cautelosos y analizar bien los términos en los que quiere volver a operar Cabify», explica nuestra Socia que, recordamos, ya actuó de asesora legal de Élite Taxi en el proceso contra UberPop ante la Justicia comunitaria.

En este sentido, como especialista en el sector, Balagué llama a la calma y reconoce que, si no llega a ser este agujero, «hubiesen encontrado otro», “porque -añade Balagué en sus declaraciones a El Confidencial- el pastel de Barcelona, una ciudad con necesidad manifiesta de opciones de movilidad, es muy goloso».

Sin entrar a valorar directamente la redacción del decreto, Balagué reconoce que el mismo se hizo con cierta «precipitación» y explica que «aquí hay dos cuestiones que valorar. Por una parte, que se ha politizado este asunto en vez de buscar una salida amplia ordenada. Y por otra, que aquí nadie está prohibiendo la entrada de nadie. Lo que se pide es que se compita en igualdad de condiciones».

Según esta misma información, Cabify, a través de su empresa Prestige & Limousine, establecerá un ‘contrato’ que se renovará año a año con el usuario. Es decir, entiende que el ‘servicio’ que se menciona en el decreto no finaliza cuando termina el trayecto (aunque se cobre como hasta ahora) sino que se prolonga en el tiempo. La pre reserva, por tanto, solo se aplicaría en el primer viaje.

Si quieres leer la noticia completa, pulsa aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published.